Plataforma en defensa del tren Santander-Bilbao

Desde el pasado 28 de marzo, contamos con solo un tren diario en cada sentido.

Sin restricciones de movilidad pero con un solo tren al día, el fin del Estado de Alarma no llega a los pueblos de Enkarterri y Asón

Como denuncian desde la Plataforma en Defensa del Tren Santander-Bilbao, la línea de media distancia Santander-Bilbao sigue con las frecuencias reducidas a menos de la mitad a pesar de que ya no existen restricciones de movilidad.

La reducción de frecuencias incumple la regulación europea y estatal, que obliga a garantizar los servicios ferroviarios declarados como “Obligación de Servicio Público” (OSP), entre los que se encuentra la línea Santander-Bilbao. Concretamente, esta reducción de frecuencias supone un incumplimiento del acuerdo firmado en diciembre de 2018 por el ministro José Luis Ábalos Meco y la empresa pública Renfe Viajeros, en el que se determinan las condiciones para la prestación de los servicios ferroviarios sujetos a obligaciones de servicio público para los años 2018-2027.

En este acuerdo se establecen las frecuencias mínimas, en concreto, 57 circulaciones a la semana, entre los que constan un mínimo de tres trenes diarios de Bilbao a Santander y de Santander a Bilbao, a los que se le suman, entre semana, dos trenes más entre Santander y Marrón y otro entre Karrantza y Bilbao. Circulaciones que se han incumplido de forma flagrante con la reducción a un solo tren en cada dirección. ¿Cómo se puede mantener el incumplimiento de este contrato, sin la excusa de un Estado de Alarma?

Además, no solo se está incumpliendo un contrato legal, sino que se ha dejado completamente abandonada a la población afectada, sin ningún tipo de información y con un desconocimiento total sobre el futuro de la línea. Y todo ello a pesar de los numerosos intentos de la Plataforma en Defensa del Tren Santander-Bilbao por conseguir información a través de la propia empresa, el Ministerio de Transporte, los gobiernos autonómicos y el defensor del pueblo.

La única respuesta que nos han dado es que “la oferta de frecuencias permitida en estos momentos es equivalente al 30-40% de la oferta anterior a la pandemia. La oferta se ampliará gradualmente a medida que se vayan recuperando los índices de ocupación en los trenes”. Pero los índices de ocupación no se podrán recuperar en estas condiciones, ya que con un solo tren diario en cada dirección es imposible utilizarlo con normalidad.

Se trata, por tanto, de un nuevo agravio para unos vecinos y vecinas que llevan más de 400 días sin trenes, ya que, con la excusa de la pandemia, el gobierno español (con el acuerdo tácito de gobierno vasco y gobierno de Cantabria) ha decidido dejarles abandonados. Además, no existen alternativas de transporte público reales, ya que los autobuses no cubren toda la línea, alargan el tiempo de transporte entre 30 y 60 minutos y generan muchas dificultades para la gente con problemas de movilidad, que viajan con bebés, personas mayores, etc.

Todo ello genera muchos problemas, ya que esta línea, a pesar de ser de media distancia, da un servicio que se asemeja más al de los trenes de cercanías. Se trata de un transporte público esencial para las comarcas de Enkarterri y Asón al ser utilizado para desplazamientos cotidianos hacia las ciudades o cabeceras comarcales.

Es por ello que desde la Plataforma en Defensa del Tren Santander-Bilbao llevan casi un año reclamando el aumento de frecuencias, para que respondan a las necesidades reales, e inversiones en la línea, que garanticen la seguridad y puntualidad. Demandas que han sido respaldadas por más de 7118 firmas y 15 plenos municipales.

COLABORA

Si eres una asociación u organización no gubernamental, y quieres figurar como colaborador, indicando que apoyas los objetivos de nuestra plataforma, por favor rellena el siguiente cuestionario.


Cuéntanos las incidencias que has sufrido viajando en la línea Santander Bilbao y tu experiencia con el servicio.

Si tienes alguna foto, vídeo o reclamación de aquel día, puedes aportarla.